Soria, 10 de septiembre de 2020.- La muerte por suicidio sigue siendo la primera causa externa de defunción de España, desde hace más de una década. En 2018, último año del que se tienen datos oficiales procedentes del Instituto Nacional de Estadística (INE), fallecieron en nuestro país 3.539 personas por suicidio (2.619 hombres y 920 mujeres).

Aunque la cifra es un 3.8% inferior a la del año 2017, sigue casi duplicando a las muertes por accidente de tráfico. Sin embargo, las iniciativas para su prevención son escasas o nulas. Como si el problema no existiera, cuando se trata de un importante problema de salud pública, agravado en los últimos meses con la pandemia del COVID-19.

Por ello desde Salud Mental Soria Asovica se unen a la campaña en la que se insiste en la reivindicación de la elaboración de una Plan Nacional para la Prevención del Suicidio.

Para Natalia Briongos, Psicóloga y Gerente de la entidad, “el suicidio se puede prevenir con formación a profesionales de la salud, sensibilización social, hablando con normalidad, desmitificándolo y empezando desde la base, en la infancia, a trabajar en una educación emocional en la que aprendamos a gestionar nuestras emociones hablando de ellas, y sabiendo pedir ayuda sin miedo. Para ello, todos tenemos que estar dispuestos a no negar los sentimientos y emociones de los demás cuando dan el paso a contárnosla y aprender a apoyar, escuchar, no juzgar y pedir ayuda profesional. No hablar del problema no ayuda a resolverlo ni desaparece, y la consecuencia es grave.

A lo largo de ésta semana desde Asovica se van a ir lanzando diversos materiales, centrados en temas como la manera de proceder cuando alguien querido manifiesta su ideación suicida, qué hacer si a nivel personal se tienen ideaciones suicidas, mitos y realidades sobre el suicidio, entre otros aspectos.

¿Qué propone SALUD MENTAL ESPAÑA para la elaboración de este Plan?

Desde los organismos internacionales se explica que la manera de dar una respuesta al suicidio en un país es establecer una estrategia nacional de prevención del suicidio que refleje el compromiso claro de los gobiernos respecto a este problema.

El Plan, cuyo objetivo sería disminuir la tasa de suicidios y prevenir las conductas suicidas, debería contemplar la implantación de un servicio telefónico de atención al riesgo suicida, de carácter público y gratuito, evitando así iniciativas que carecen de control o atención profesional. Además, debería servir para sensibilizar y mejorar la información a la población general a través de campañas de concienciación promovidas por instituciones públicas, medios de comunicación y entidades sociales dedicadas a la causa y ayudar a detectar precozmente el riesgo suicida.

Servicio de información Asovica

Para cualquier persona que lo necesite, Asovica ofrece un servicio de información y asesoramiento sobre salud mental a través del 975 23 21 96 o [email protected]

 

 

Uso de cookies

Al continuar navegando por el sitio web, aceptas el uso de cookies. Más información política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies